El analizador de gases, el protagonista de esta época

La utilización de combustibles fósiles en los vehículos libera gases tóxicos a la atmósfera y Gases de Efecto Invernadero (GEI), que son los principales responsables del calentamiento global. A su vez, hace más de un año irrumpió una pandemia que se transmite por vías respiratorias. Esta sumatoria de factores puso sobre la mesa, concientizó a mucha gente, sobre cómo se compone el aire que respiramos. En este contexto, y para tener mayores precisiones de las emisiones, cobró  protagonismo el analizador de gases CVA. Que hace fácil lo difícil.

Es un dispositivo capaz de medir los gases de efecto invernadero emitidos por vehículos con motor de combustión. Consta de una sonda que se coloca en el caño de escape y en un minuto puede darle al cliente un diagnóstico completo de lo que son las emisiones de oxígeno, hidrocarburos libres, dióxido de carbono y monóxido de carbono. También está la posibilidad de sumar el óxido nitroso.

Hidrocarburos libres o no quemados:
son compuestos que no se queman bien al momento de la combustión y terminan liberándose al ambiente. Puede ser butano, propano, metano, entre otros. Las principales causas pueden ser mala combustión de mezcla pobre o problemas en la calidad de los combustibles.   

Oxígeno: como se sabe, es vital para los seres vivos. Se mide a través de una celda electroquímica. Permite conocer si se está cumpliendo la relación en la mezcla aire-nafta que ingresa al motor.

Monóxido de carbono: CO es una sustancia toxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración y es capaz de reemplazar las moléculas de O2 en la sangre.

Dióxido de carbono: Son los principales gases en el efecto invernadero y los que impulsan el calentamiento global. Las emisiones de CO2 que generan los coches son una de las causas más graves de la contaminación ambiental en grandes ciudades. Por tal motivo la Unión Europea ha endurecido su legislación para cumplir sus compromisos internacionales en materia de cambio climático.

Óxido nitroso: Son peligrosos para el ambiente porque son las que dan lugar a las lluvias acidas. Que terminan corroyendo los metales, como se observa en las estatuas/monumentos.  También se mide a través de una celda electroquímica o sensor. 

Este novedoso equipo cuenta con un sistema infrarrojo no dispersivo capaz de evaluar gases, controlarlos componentes neumáticos y también tiene conectividad. Se comunica vía USB o RS-232 con el huésped y provee salidas TTL (transistor-transistor logic /lógica transistor a transistor) definidas por el usuario. Además, su capacidad óptica virtualmente ha eliminado la deriva de cero. Porque en sólo dos minutos el nuevo modelo CVA-DGA 6700 está listo para cumplir con todas las especificaciones. Cuenta con una consola de mando que permite la visualización e impresión de los resultados obtenidos

Cabe destacar que este desarrollo de industria nacional brinda un coeficiente matemático que se llama factor lambda o relación estequiométrica. Este determina cuál es la proporción de aire y combustible que debe mezclarse para lograr una combustión óptima. La mezcla ideal es de 14,7 partes de aire por 1 parte de combustible. El punto óptimo de la combustión se valoriza como 1. Si es más de uno o menos de uno indica que la mezcla es pobre o rica en oxígeno. Por ejemplo, la mezcla es pobre si tenés mayor concentración de monóxido de carbono que de dióxido de carbono o si hay más de hidrocarburo que de oxígeno.

El opacímentro CVA-DGA 6000 para vehículos diésel permite medir la cantidad de absorción de luz producida por los gases de escape e informar los resultados a la aplicación en la consola de mando. Tiene una cámara por la que circulan los gases de escape, en cuyos extremos se coloca un emisor y un sensor de luz. El sensor permite medir la intensidad lumínica recibida y calcular el índice de absorción de luz. Además, la cámara posee una electroválvula que permite (o no) el paso de los gases y dos ventiladores que se activan de acuerdo a la etapa de medición, teniendo a su vez una resistencia calefactora para mantener la temperatura de la cámara a 100° C.

Tanto el analizador de gases como el opacímetro están en proceso de certificación bajos las normas ISO. Para el analizador de gases se trata de la ISO 3930:2000(E). OIML R 99:2000(E). Y para el opacímetro, la ISO 11614:1999.

 

Gases de Efecto Invernadero (GEI)

COMPARTÍ ESTA NOTA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Suscribite a nuestro Newsletter

newsletter cva

Estar al tanto de nuestras novedades puede hacer
crecer tu negocio.