Diego Damino: “Los mejores buscan a los mejores para lograr excelentes resultados”

Pantógrafos Máster es una empresa nacional conformada por un grupo de profesionales en materia del corte térmico, los cuales diseñan, desarrollan, prueban y fabrican equipos para luego proceder a su instalación en planta del usuario final y capacitar al personal que interactuará con el pantógrafo. Cuentan, también, con un departamento de comercio exterior, venta de insumos y un equipo de ventas técnicas. Es la única empresa en su segmento que tiene Certificado ISO 9000 hace cinco años. Fue fundada en 2003 por Diego Damino, su CEO, quien nos brindó su tiempo y conocimiento para conocer más del mundo de las máquinas de corte.


– ¿Cómo describiría la evolución del corte térmico?

– El origen del corte térmico es antiquísimo. En realidad, está mal llamado corte térmico porque el primer corte que se hizo fue químico. El famoso oxicorte. Si bien está considerado como un corte térmico la realidad es que la tecnología de corte es química porque lo que produce es una oxidación localizada en el acero. Aunque tiene un gran limitante, ya que sólo puede cortar materiales que sean oxidables. El aluminio, el bronce y el cobre, entre otros, quedarían afuera. Se llama térmico porque para llegar a la oxidación primero hay que calentar el material a temperatura de oxidación y después inyectar oxigeno de alta pureza. Hoy en día los aceros de carbono, los oxidables de altos espesores, se siguen cortando con la misma tecnología de oxidación al margen de la evolución tecnológica. Se utiliza el haz de luz para calentar la chapa, llevarla a temperatura de oxidación y luego el oxígeno es el que hace el trabajo sucio de cortarla. En el medio de esos dos procesos, se descubrió que el arco plasma podía ser  muy útil para cortar porque el arco plasma es el cuarto estado de la materia: donde se ioniza un gas, se sobrecalienta al orden de los 30.000 grados y este gas de alta potencia térmica se utiliza para fundir el metal localizadamente.

Si bien el plasma era muy bueno porque evitaba el tiempo de calentamiento que demandaba el oxicorte, la contra que tenía era que le aportaba mucha temperatura al material y lo podía deformar. A partir de este escenario surgió esta evolución del haz de luz junto al láser como una manera de cortar por fusión, por oxidación, con un sistema de luz muy diminuto y con un punto de calentamiento y de transmisión térmico muy delgado. Esa es un poco la evolución de los procesos. Fueron todos por avances tecnológicos en el sistema. Cuando se conoció el cuarto estado recién ahí se pudo empezar a pensar en la posibilidad del plasma para fundir y cortar. Luego la evolución del láser, del haz de luz y por último con la llegada de la fibra óptica se pudo hacer masivo el corte láser. Porque anteriormente una máquina láser costaba un millón de dólares.                   

– ¿Qué ventajas tiene el corte laser sobre sus antecesores?

– La principal ventaja es el bajo aporte térmico. Tiene una velocidad de corte altísima y una propagación de temperatura muy delgada. El arco plasma es 14 veces más grueso que la luz láser. Eso hace que el aporte térmico y el consumo de chapa sea menor. No solamente reduce la transmisión térmica del material sino que también genera un ahorro importante de materia prima.  

– ¿Qué consideras que incorpora una empresa al apostar por la tecnología láser?

-Básicamente estar a la vanguardia en los procesos tecnológicos, mejorar la calidad de terminación de sus productos y reducir el reproceso, porque tanto con el oxicorte como con el plasma había que reprocesar. La realidad es que la velocidad del trabajo, la productividad de la máquina y el no reproceso terminan por configurar una empresa más competitiva en su segmento.  

-En un año difícil para el país, ¿la industria nacional pudo seguir apostando por esta tecnología?

– Para nosotros fue un año de ventas muy positivo, teniendo en cuenta las particularidades de nuestro país y la disparidad entre el dólar oficial y el paralelo. Las máquinas se venden en dólares al precio oficial. Entonces muchas empresas que tal vez este año no iban a poder atesorar dólares porque era complejo comprarlos o tenían que pagar un costo muy alto se decidieron a invertir y actualizar su tecnología. En este contexto nos ha ido muy bien al igual que a muchas empresas del gremio.  

– A más de una década de haber comenzado un vínculo comercial con CVA, ¿qué opinión tiene de la compañía?

– La realidad es que CVA es un referente en el mercado en el tipo de producto que fabrica. Creo que nosotros también lo somos en cuanto a lo que es el equipamiento de corte térmico. Tino (Constantino Abella Roigt, presidente de Control Vehicular Argentino) tiene una frase muy particular que dice que “los mejores tratan de buscarse con los mejores para lograr excelentes resultados”. Me parece que esa fue un poco la estrategia de ambas empresas. La realidad es que CVA siempre está tratando de innovar y tiene equipamiento de alto nivel. Por eso cuando elige equipos – como pasó con el corte plasma y hoy en día con la reciente incorporación del corte láser – siempre trata de buscar equipamientos Premium. Cuando eligió el plasma era lo mejor en ese entonces, porque la tecnología láser no estaba desarrollada como ahora. Y la evolución de la tecnología en el corte térmico los hizo actualizarse.     

– Para esta última tecnología apelan a la importación de China, ¿no?

Pantógrafos Master es una empresa que nació fabricando máquinas en Argentina y lo sigue haciendo. Tenemos distintas unidades de negocio en función del equipo. Porque hay algunos equipos en los que somos mucho más competitivos fabricando y en otros quizás no los podamos hacer por una cuestión de volumen de mercado. Lo que hicimos ahí fue tratar de buscar un partner de alta calidad. Por eso también somos Hypertherm, la empresa más importante a nivel mundial de corte plasma. Esa era la máquina que tenían anteriormente en CVA. Hemos desarrollados equipos de láser en Argentina, pero con el cambio de gobierno este equipo dejó de convenir fabricarlo acá porque los aranceles que tenían las partes eran muy altos y quedábamos fuera de competencia. Por eso este producto particular decidimos importarlo.   

– ¿A modo de cierre, quisieras agregar algo?

– Sí, simplemente remarcar que una máquina la vende cualquiera, lo que nosotros hacemos es trabajar para entregarles a nuestros clientes los mejores productos, el mejor servicio de post-venta y estar presentes para cualquier necesidad que puedan tener. Creo que ese es nuestro principal diferencial. Estar a la altura de la situación cuando surge algún inconveniente o se necesita de una intervención técnica es un rasgo distintivo y superador que ofrecemos.  

COMPARTÍ ESTA NOTA

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Suscribite a nuestro Newsletter

newsletter cva

Estar al tanto de nuestras novedades puede hacer
crecer tu negocio.